¿Debe ser el gerente de la empresa uno de sus fundadores?

Los emprendimientos son negocios nacientes que requieren el direccionamiento de las mejores personas, es decir las que tengan las cualidades necesarias para que este se vuelva exitoso. Generalmente cuando un emprendedor decide realizar un proyecto de este tipo, lo hace pensando en que él es la persona adecuada para direccionar el negocio. Sin embargo acá nace una pregunta que todo emprendedor debería realizarse por el bien de su proyecto: ¿el gerente debe ser uno de los accionistas fundadores del negocio? En este articulo exploraremos esta pregunta.

En un principio, lo más seguro es que la respuesta a este pregunta sea si. La razón además de las cualidades que tenga o no el emprendedor, generalmente está más atada a la capacidad económica de la empresa. En una primera instancia cuando se está luchando por conseguir los recursos para sacar adelante el proyecto, va a ser más fácil que quien esté a cargo de la empresa sea alguien que en ese momento no esté esperando un gran salario y que su único incentivo sea ver como su proyecto va avanzando. Esto no quiere decir que su trabajo no deba ser remunerado, sin embargo cuando se está contratando alguien que sea ajeno a la empresa deberá entrar con las condiciones de un empleado y si es para el cargo de gerente seguramente esperará un buen sueldo que en pocas ocasiones podrá pagar un emprendimiento que hasta ahora esté comenzando.

Por lo anterior, en un primer momento del emprendimiento, seguramente el gerente si debe ser uno de los accionistas fundadores, pero la respuesta a esta pregunta puede ir cambiando con el tiempo. Una vez se tienen los recursos, bien sea por un préstamo, por capital de riesgo o porque el mismo proyecto ha empezado a generar utilidades, se debe evaluar quien es la persona idónea para el cargo de gerente. Al realizar esta evaluación y teniendo en cuenta que los recursos económicos ya no son una limitante para la contratación de alguien externo para este cargo, los diferentes accionistas deben tener en cuenta los objetivos del negocio a corto, mediano y largo plazo. De acuerdo a estos, debe analizarse si el gerente, que es uno de los mismos socios fundadores, tiene las cualidades y las capacidades para hacer que la empresa logre estos objetivos.

El mismo gerente debe ser muy neutral cuando se haga esta evaluación que será en beneficio de la empresa. Este debe tener en cuenta que el hecho de que él no sea la persona más acorde no quiere decir que no tenga las capacidades suficientes para dirigir una empresa. Simplemente en ese momento histórico de la empresa, puede existir otra persona que se acople más a lo que se está esperando que se logre con la empresa.

De esta manera es muy importante que los accionistas de la empresa no se enamoren de los cargos de poder, y que sepan que siempre deben pensar a favor de los objetivos de la misma. Así será mas fácil que cuando se requiera cedan los cargos de poder de esta a la persona que sea más idónea para el cargo.

Como ejemplo de lo anterior vemos casos como eBay y Google que contrataron personas externas para los cargos de gerente. En contraste, en el caso de Amazon uno de sus fundadores ha sido su gerente. Recuerde que todo está atado a los objetivos de la empresa y a la persona que sea idónea para poder ejecutarlos.

Imagen tomada de Flickr.com

Deja una respuesta