Inteligencia Emocional y los negocios (Parte 1)

A lo largo de este año, he escrito en este blog sobre varios temas que tienen que ver directamente con el emprendimiento, entre estos herramientas y consejos para lograr éxitos en nuestros emprendimientos. Esta vez voy a hablar de un tema, que aunque pareciera que no se relaciona directamente con el empresario, determinará muchas de las habilidades que posee a la hora de lograr buenos resultados en su vida profesional como por ejemplo lograr inversión y orquestar un buen equipo de trabajo.

El tema al que me refiero ha sido llamado por los expertos “Inteligencia Emocional” pues la inteligencia no hace referencia únicamente a aspectos cognitivos como la resolución de problemas y la memoria, sino también a otras habilidades que el ser humano debe desarrollar para ser exitoso en su vida. De esta manera este termino hace referencia al conocimiento de las emociones y a la capacidad de manejarlas de manera sana y satisfactoria.

Según Howard Gardner, existen diferentes tipos de inteligencia, entre ellas la inteligencia Emocional. Esta se divide en dos, la interpersonal y la intrapersonal. En este artículo hablaré un poco sobre esta última. En la inteligencia intrapersonal existen tres temas que son fundamentales y para lograr nuestros objetivos ya sean personales o laborales, debemos trabajar en ellos. Estos son los siguientes:

– Autoconocimiento: como la palabra lo dice, hace referencia a conocernos internamente, o en otras palabras a la imagen que la persona tiene sobre si misma
– Autocontrol: con este el ser humano podrá interpretar lo que le ocurra en la vida promoviendo el crecimiento como persona, su desarrollo y su bienestar.
– Automotivación: La energía de la persona debe venir de si misma. Esta será la forma como puede encargarse de si mismo y luego orquestar a los demás.

Tener un buen autoconocimiento, autocontrol y automotivación logrará que las personas puedan distinguir sus emociones, construir una buena auto-imagen tomando así mejores decisiones para sus vidas.  Esto es fundamental para un emprendedor pues el recorrido de su camino no será fácil y va a encontrar varios obstáculos donde tendrá que tomar decisiones y solo una persona fuerte que sepa quien es y de que es capaz, logrará enfrentar todas estas dificultades.

En la segunda parte de esta serie hablaré de la otra parte de la inteligencia emocional: Inteligencia interpersonal. Conocerse y tener una buena autoimagen no es suficiente, la persona también debe tener habilidades para relacionarse con los seres que la rodean.

Imagen tomada de Flickr.com

1 comentario

Deja una respuesta