"La Idea" es solo la Cuota Inicial de cualquier Emprendimiento

La mayoría de emprendedores por naturaleza somos grandes soñadores. Partimos de un sueño, de una idea. Esta idea se convierte en nuestro motor, en nuestro futuro, en gran parte de lo que somos y lo que seremos. Este sueño y esta idea nos van a llevar muy lejos y a conseguir nuestras metas, que es la libertad económica, el éxito profesional y personal, y el poder ayudar a otras personas, entre otros aspectos. Y todo esto está bien, de hecho aquí en el “sueño” y la “idea” recae la belleza del emprendimiento. Por este sueño y esta idea es que el emprendedor lucha día a día, llegando muchas veces a realizar acciones extraordinarias.

Sin embargo yo considero que la idea es apenas la “cuota inicial” de cualquier emprendimiento. Claro, la idea es vital ya que sin esta no habría nada más. Y esta es una enseñanza muy valiosa que aprendemos todos los emprendedores y que hoy quiero compartir con todos mis lectores.

Cuando yo estaba en el bachillerato y teniendo unos 15 o 16 años cree mis primeros intentos de negocios. Antes había tenido ideas de emprendimientos, pero nunca los había sacado adelante ya que se quedaban en simples ideas. Pero cuando tuve la primera oportunidad de crear un negocio, decidí embarcarme en esta gran aventura. Cuando uno crea estas ideas el panorama es perfecto, casi como para tomar una foto, enmarcarlo y colgarlo en una pared. Todo parece ser color de rosa, puro sol y ni una sola nube. Pero la realidad es otra, a pesar de que hago la salvedad que igual es una realidad interesante – dura en ocasiones, pero interesante.

Los emprendedores, en especial los más jóvenes creen que con la idea tiene asegurado un gran terreno en su aventura empresarial. Y repito, la idea es vital, pero esto es apenas un pequeño componente, que aunque es necesaria, dista mucho de lograr el resultado final. A continuación mostraré algunos de los elementos que cualquier emprendedor debe tener en cuenta cuando cree un emprendimiento.

Aunque este artículo está dirigido a contar mi experiencia a emprendedores jóvenes y que apenas están iniciando su emprendimiento, siento que esta información será útil para personas de mayor edad y emprendedores de experiencia. Yo llevo más de 12 años realizando emprendimientos y cuando estoy iniciando uno nuevo, todavía siento una gran alegría cuando se me ocurre esa nueva idea. De entrada se me olvida el largo camino que me espera, pero ya más calmado analizo con detalle las cosas y me digo “estoy dispuesto y feliz de afrontar el camino que se viene”.

 

Mi Idea: No hay Otra Mejor

Antes de iniciar con el tema de los pasos que vienen después de la creación de la de la idea, quiero realizar un pequeño comentario. Las ideas de negocio son el producto de la mente del emprendedor o grupo de emprendedores. Como tal, es nuestra creación, es “nuestro bebe”. Y como toda buena madre con sus hijos, defendemos a esta “criatura” con toda nuestra fortaleza y vigor. No le encontramos defectos y si los tiene los justificamos. La peor ofensa es que nos critiquen esta idea.

La recomendación aquí es que seamos personas de mentes abiertas y receptivas a los comentarios. Defendamos nuestra idea, pero aceptemos el criticamos con gracia y estoicismo. Y más que todo, analicemos por que nos dicen las cosas que nos dicen.

El punto de partida de cualquier emprendimiento es una idea de negocio fuerte, coherente y con cabida en el mercado. Estas críticas podrán ayudarnos a formar un mejor Plan de Negocios y una mejor empresa en el futuro. Así que estemos muy pendientes de lo que nos dicen las otras personas, que así no estemos de acuerdo con sus afirmaciones, lo que nos digan puede aportar gran valor a nuestras ideas.

 

Validación de la Idea

Una vez hemos definido la idea de nuestro negocio, debemos empezar por estudiarla y validarla. Es posible que en una primera etapa la idea sea apenas una primera aproximación, pero debe ser lo suficiente completa para realizar una validación. La idea, además debe ser lo suficientemente sencilla para ser entendida y debe tener un alcance limitado. A esto se le puede denominar aterrizar la idea, de forma que con la idea seremos muy prácticos, incluso pragmáticos.

Un error común al elaborar la idea es que partimos de escenarios muy grandes. Un ejemplo muy famoso dice que los emprendedores definen su mercado como todas las personas de la China. Este es un mercado muy grande, inmenso y sería casi imposible lograr llegar a todas estas personas. Entonces, al limitar el alcance de la idea debemos ser muy realistas y conscientes no solo de que queremos hacer, sino cuáles son nuestras capacidades para lograr esto.

Ahora pasamos a la validación de la idea. Y esta validación es muy sencilla, se logra con nuestros familiares, amigos y también desconocidos. La idea es preguntarle a estas personas cosas como:

  • ¿Qué tal le parece la idea?
  • ¿Usted lo compraría?
  • ¿Cuánto estaría dispuesto a pagar por este producto/servicio?
  • Frente a la competencia, ¿Qué ventajas encuentra en este producto/servicio?

Estas preguntas ayudarán a validar su idea, si va por buen o mal camino. Además es un primer acercamiento al estudio de mercado, del cual hablé en este artículo. En este momento no es necesario hacer un gran estudio de mercado, ya que el objetivo es realizar una primera comprobación donde se defina si el producto tiene o no tiene potencial. Seguro habrá que corregir ciertos elementos, añadir características, quitar otras y al finalizar se tendrá una idea de si existe o no un potencial. Y este es el objetivo.

 

Estructurar la Idea

En este momento la idea ha sido validada o rechazada. Si fue rechazada porque nos dimos cuenta que no tenía potencial o que este era muy bajo, toca comenzar desde el principio. Si ya está validad, podemos continuar.

El siguiente paso es darle una estructura lógica a la idea. Hay varias formas de lograr esto. Yo recomiendo en primera instancia escribir la Idea de Negocios y posteriormente escribir el Plan de Negocios. Estas son dos grandes herramientas que nos permiten sentar nuestras ideas y que permite validación por parte de terceros. Además, un Plan de Negocio es una gran ayuda y requisito para acceder a fuentes de Capital como bancos e inversionistas de riesgo.

Existen muchas empresas que han nacido sin tener un solo documento escrito. Esto no está mal, siempre y cuando el emprendedor tenga muy claro su camino. Sin embargo, el Plan de Negocio es una gran ayuda para señalarnos este camino y no permitir que nos apartemos de este.

Al estructurar la idea se deben mirar unos componentes adicionales. El más importante será el Estudio de Mercado, el cual nos confirma si nuestro producto o servicio tendrá éxito. Además nos dirá el tamaño del mercado, el potencial de crecimiento, los gustos y patrones de los clientes, entre otros. Puede leer más acerca del Estudio de Mercado aquí.

Entre los componentes adicionales se encuentran todos los aspectos legales. Estos incluyen pero no se limitan a saber los requerimientos para montar una empresa, el pago de impuestos, registros sanitarios, licencias de funcionamiento, entre otros. Muchos de estos aspectos legales tienen un costo asociado, que puede ser un costo único o recurrente e incluso el pago de dinero a terceros, como los abogados y contadores. Es muy importante tener estos temas claros, ya que además de los costos, también nos pueden afectar en los tiempos de desarrollo del proyecto. No es mala idea hablar con un experto local en el tema, ya que cada país y/o ciudad pueden tener reglas diferentes.

 

Su Equipo de Trabajo: El “Dream Team”

El Grupo de Trabajo de un emprendimiento será factor vital en el éxito o fracaso de una empresa. Así que en lo posible, el equipo debe estar confirmado por su Equipo Soñado o como se dice en inglés, el Dream Team. El equipo a formar estará muy relacionado con la idea ya que se deben buscar personas que aporten valor a esta idea y que estén en la capacidad de sacarlo adelante.Este punto usualmente va en paralelo con la estructuración de la idea, pero puede incluirse tanto antes como después de tener la idea estructurada. Este es uno de los aspectos que yo considero más difíciles a la hora de crear una empresa. Tanto es así que he hablado de este tema en artículos pasados y en el artículo Creación del Grupo de Trabajo en un Emprendimiento aborde exclusivamente este tema.

En artículos anteriores he hablado mucho de este tema, así que en este momento no voy a profundizar más en este. Sin embargo quiero hacer un pequeño comentario que no he incluido antes. Aunque he mencionado que el emprendimiento debe estar conformado por personas correctas, no he dicho que todas deben estar montadas en “el bus”. Es decir, se deben buscar personas dispuestas a trabajar por la idea, a seguir el rumbo que tome la empresa y que pase lo que pase, seguirán en el bus. Si en su equipo hay personas que abandonarían el bus (o el barco) al primer tropiezo, estas personas no son las que usted necesita para seguir adelante. Este es un error que yo cometí, del cual hablaré extensamente en un artículo futuro, y del cual espero que usted aprenda. Y recuerde la analogía: “¿quiénes están dispuestos a seguir en el bus, no importa lo que pase o el rumbo que tome?” (esta analogía es tomada del libro Good to Great de Jim Collins).

 

Consecución del Capital

A no ser que su idea requiere una inversión mínima, que usted cuenta con un buen capital libre, que usted es un millonario o que heredó una gran fortuna, todo indica que usted tendrá que conseguir apoyo financiero para llevar a cabo su idea. Hay muchas formas de conseguir capital, entre las cuales se encuentran solicitar un préstamo bancario, conseguir apoyo gubernamental o tener el apoyo de un inversionista ángel.

Es un poco triste reconocerlo, pero conseguir este Capital se convierte muchas veces en una tarea titánica. Todos los años grandes ideas mueren por que sus creadores no son capaces de conseguir capital para financiarla. Este problema se presenta más en países en vía de desarrollo que en las economías más desarrolladas ya que estas últimas suelen tener más alternativas de financiación. Sin embargo también hay emprendedores que se las ingenian para conseguir este Capital y salir adelante.

No es mi objetivo desilusionarlo respecto a la consecución de Capital. Sin embargo el consejo es a tomar esta etapa con toda la seriedad del caso, sabiendo desde un principio que el proceso puede tener tropiezos y no fluir de la manera que quisiéramos.

Por el lado positivo debemos saber que así como nosotros buscamos financiación para nuestros proyectos, siempre hay personas que buscan personas e ideas como las nuestras para invertir su capital. Al final del día esto se traduce en creatividad, en buscar alternativas, en investigar donde están estas personas. A veces nos tocará viajar, ir a otros países, invertir un poco de nuestro dinero.

En un artículo pasado un lector me criticó por no incluir información y enlaces de individuos y empresas que brinden este capital. Y la razón por la cual no incluyo esta información es muy sencilla. Por un lado tengo lectores de toda América Latina, España y en general de todo el mundo, con ideas muy diversas y requerimientos de capital muy distintos. Así que incluir información para cubrir tan amplio espectro es virtualmente imposible. Mi recomendación aquí es buscar en su ciudad y en mercado externos, hablar con sus conocidos y con expertos en el tema y nunca sobrará una búsqueda en Google.

Actualización: En este artículo trato el tema de la financiación de proyectos, recomiendo visitarlo y leerlo.

 

Armando todas las Piezas

Con la idea definida y armada, el grupo de trabajo montado en el bus y los recursos financieros alineados, es hora de empezar a trabajar. Para llegar a este punto habrán pasado meses, quizá años. Pero finalmente tenemos todas las piezas del rompecabezas y podemos arrancar formalmente.

Dependiendo de sus intereses y de su estrategia, el primer paso puede que sea o no sea formalizar ante las autoridades su empresa. Estar en la legalidad siempre traerá grandes ventajas, como mencioné en otro artículo. Pero esto depende de los emprendedores y de sus prioridades.

En este momento también empieza el día a día de trabajar en la empresa. Cada emprendedor le dará a su empresa cierto tiempo del día para trabajar en esta, combinando sus obligaciones con este nuevo trabajo. Pero este trabajo debe ser uno apasionante, que lo motiva a uno todos los días. Así que lo que se esperaría es el mayor compromiso de los emprendedores y su grupo de trabajo.

Los emprendedores suelen tener posiciones directivas o gerenciales, entonces deben conocer acerca de este tema. Si esta es la primera vez que ocupan cargos de tan alto nivel, es importante capacitarse en este tema, pues las responsabilidades y funciones serán de vital importancia para la empresa.

Con el paso del tiempo y con mucha frecuencia, es necesario medir los resultados de esta puesta en marcha de la Idea. Se debe medir el avance, el desarrollo de los productos o servicios y los resultados económicos. Esto se debe medir frente a lo planteado cuando se estructuró la idea. Y frente a este análisis deben existir márgenes de maniobra. Por ejemplo, se habían planteado unos tiempos para desarrollar el producto y no se han cumplido, la pregunta sería ¿qué tanta diferencia es tolerable? Además, si no se cumplen estas metas, ¿cuál será el camino a seguir?

Las empresas son unos organismos vivos y como tales es necesario hacerles seguimiento constante. Esto siempre será vital en cualquier empresa, pero es aún más vital en los primeros años. En estos años la empresa es frágil y una mala decisión puede derrumbar toda la Idea. La empresa debe tener mecanismos de alerta temprano que indiquen que algo está mal y que se debe corregir.

Al final del día el objetivo de cualquier empresa comercial es generar utilidades. En su empresa deben ser capaces de medir y cuantificar esto. Las directrices deben ser claras, perdurables pero que tengan cierta flexibilidad con el tiempo.

 

Como puede ver de este artículo, la idea es una parte muy básica de la creación de un emprendimiento. Lo que viene después de la idea es largo, a veces complicado y que requiere del trabajo de muchas personas. Sé que hay elementos de la creación de la empresa que se quedaron por fuera de este artículo, pero mi interés era hacer un gran repaso de los principales puntos.

Me gustaría mucho poder conocer sus experiencias y que me cuente de otros aspectos que no incluí en este artículo. Para esto lo invito a realizar sus comentarios al finalizar esta página en la sección titulada Escribir Comentario. Estos serán de gran aporte tanto para mí como para los demás lectores. Yo siempre leo los comentarios y cuando puedo les doy respuesta. ¡Gracias por leer y participar!

Imagen tomada de Flickr.com

Deja una respuesta

18 ÷ 2 =