Solo con Paciencia se Lograrán las Metas

Antes que cualquier otra cosa, quiero anotar que sé que el tema de la Paciencia, que es el tópico central de esta artículo, es uno que ha sido abordado por muchísimas personas, desde eruditos a gente del común. Existe un gran número de frases célebres donde se habla de las virtudes de la paciencia (para empezar, aquí varios ejemplos). También ha sido tratado en medio masivos como televisión (de entrada me recuerda los consejos al Pequeño Saltamontes en la serie Kung-Fu). A lo que me refiero, es que la Paciencia es un tema que muchas personas han abordado y hasta se puede considerar un cliché hablar sobre este tema, pero lo incluyo pues creo que es fundamental recordarlo a la hora de crear emprendimientos.

Cuando yo inicié mis primeros emprendimientos era bastante joven, no había cumplido los 15 años. Tenía claro que de la noche a la mañana no me iba a convertir en un millonaria ni lograría la independencia económica que era uno de mis sueños. Por el contrario sabía que esto tomaría tiempo, pero como añoraba que fuera en un muy corto tiempo.

Con el paso del tiempo, con un poco más de experiencia y a medida que iniciaba otros emprendimientos, veía como mis sueños seguían en la misma ruta y añoraba que los emprendimientos que realizaba me llevaran a lograr estas metas. Nuevamente, sabía que de la noche a la mañana no se podían lograr, pero quería que en un periodo relativamente corto (6 meses, quizás uno o dos años) logrará las metas. Hoy en día se ven personas, usualmente muy jóvenes, que de la noche a la mañana se convertirán en millonarios, con plataformas de Internet Innovadoras (como Facebook, MySpace, Youtube, entre otros). Yo añoraba entrar en esta lista y a pesar de que no estaba en Estados Unidos donde todo esto sucedía, creía que era posible lograrlo.

Hoy, después de muchos años me doy cuenta que el Emprendimiento, y nuevamente así suene a cliché, no es una carrera de velocidad, sino una maratón. Es cierto que algunos logran sus metas, incluso más allá de estas, en tiempo record, pero ellos son las excepción y no la regla. El tiempo me ha enseñado a tomarme la vida con más calma, a ser más analítico y sobre todo, a ser muy Paciente. Mis sueños siguen en el mismo sitio, solo que ahora los entiendo mejor y sobre todo comprendo la ruta que debo tomar para lograrlos.

Quiero aclarar con lo anterior que en ningún lugar pienso que los sueños y las metas deben ser tomadas con Paciencia. Todo lo contrario. Así que si usted piensa que su proyecto emprendedor será el siguiente gran éxito mundial, seguro que será así y le deseo los mejores augurios. Sin embargo y esto va en especial a mis lectores más jóvenes, la Paciencia muchas veces es la mejor ruta, pues como se dice popularmente, “lo que por agua viene, por agua se va”.

Una Retrospectiva del Bicentenario

Lo invito a que este fin de semana reflexione sobre este hecho y si cree que usted, de haber vivido hace 200 años, habría tenido el empuje y el tezón que tuvieron estos hombres y mujeres. Definitivamente este es uno de los emprendimientos más complejos que uno puede encontrar, que seguramente, fue mucho más complicado que la mayoría de nuestros proyectos. No sé que tanta paciencia tuvieron, pero el hecho es que lograron su cometido final. Si ellos lo lograron, ¿por qué nosotros no podemos lograr nuestros emprendimientos?Para finalizar este corto artículo, quería hace runa pequeña reflexión. Hace unos pocos días Colombia celebró el Bicentenario de la Independencia (aquí un poco de historia para quienes quieren saber un poco más) y muchos países de la región ya lo celebraron o están a punto de hacerlo. Hace 200 años, estos próceres de la independencia lograron algo que muy pocas personas en la historia han logrado hacer: crear naciones. Si el resultado de sus acciones fueron buenas o malas, es otra discusión. Quiero traer es la idea del enorme emprendimiento que es crear una nación. No es nada fácil.

Imagen tomada de Flickr.com

1 comentario
  1. Buen Post
    Paciencia=Exíto.
    Fracaso Parte Del Exito.

Deja una respuesta

Ahora, validemos que eres un humano: + 72 = 82