Procesos

El artículo que escribiré a continuación puede llegar a ser controversial y seguramente las personas que trabajan en áreas de Organización y Métodos y que creen ciegamente en lo que hacen, podrán no estar muy de acuerdo con mis apreciaciones. Sin embargo lo que comentaré se basa en mi experiencia personal, trabajando por varios años precisamente en esta área de la compañía.

Antes de independizarme y comenzar mi firma consultora con mi hermano, trabajé en dos de las más grandes compañías de mi país, una en el sector de las noticias y el periodismo y otra en el sector de pensiones y cesantías, en ambas desempeñándome en el área de calidad y productividad.

El Sistema de Gestión de Calidad en teoría tiene varios beneficios, pues ayuda a estructurar los procesos y a realizarles un muy buen seguimiento para que funcionen de la mejor manera. Digo “en teoría” porque lamentablemente son pocas las áreas de la compañía que en realidad se ponen la camiseta de Calidad –cómo se diría popularmente-. Así, cada vez que se realizan las auditorías uno los ve corriendo modificando sus procesos para ajustarlos a lo que en realidad hacen o llenado todos los formatos que debían haber llenado con tiempo.

Considero que un Sistema de Gestión de Calidad manejado de esa manera definitivamente no sirve y también creo que el error radica en la cultura organizacional y quizás en la forma en que se les vende al personal la implementación de este sistema.

Ellos lo ven como más trabajo y como un proceso que no les aporta valor. Por esta razón creo que si queremos que el sistema de gestión de calidad realmente funcione en nuestras firmas, debe ser acompañado de un tema de capacitación. Al hablar de capacitación hablo de enseñarles las bondades de un sistema de este tipo. Se les debe enseñar como al mejorar sus procesos y cuidar la calidad van a ser ellos los primeros beneficiados. En otras palabras la capacitación no es solo de indicarles sus labores adicionales con este tema sino los beneficios, cómo los puede ayudar puntualmente a ellos y también mostrarles algunos de los muchos casos de éxito que existen a nivel mundial.

Lo anterior debe realizarse constantemente para que lo entiendan, asimilen y apropien. La idea es que el tema de calidad se vuelva parte de la cultura organizacional y del ADN de la compañía.

Sólo de esta manera creo que sirve tener un Sistema de Gestión de Calidad, sino no será mas que una moda y un sello que por supuesto es bueno de cara al público. Sin embargo la idea es que también sea un sistema que nos traiga varios beneficios a nivel interno de la organización.

 

Imagen tomada de Flickr.com

Deja una respuesta