¡Nada es Imposible! – Mucho más que un cliché

Antes de comenzar a escribir este artículo, debatí un tiempo en mi mente sobre cómo titular el mismo. Inicialmente tenía pensado llamarlo “Nada es Imposible”, como finalmente sucedió. Sin embargo mi debate interno me decía que quizás debería llamarlo “Todo es posible”. La segunda opción me gustaba en cuanto que resaltaba el ángulo positivo, mientras que la primera partía de un negativo. Aún escribiendo estas líneas, sigo debatiendo si la forma como llamé este artículo es la correcta, pero de cualquier forma seguiré.

En nuestra vida y en la forma como nos crían a la mayoría, se nos recalca una y otra vez, que la vida no es fácil. Se nos dice que para lograr grandes cosas, debemos trabajar mucho y tener mucha suerte. De hecho, muchas veces se nos lleva a la conclusión que es más fácil fracasar que ser exitoso.

Hace mucho tiempo y en parte en mi ruta como emprendedor que inicié hace más de 18 años, me di cuenta que lo anterior no es cierto. Se puede argumentar que el éxito nunca está garantizado, pero si es posible lograr lo que nos hemos propuesto. No importa si ese sueño que se tiene es hacer una empresa, lograr un nuevo nivel de estudio, conseguir la persona que nos ayudará o incluso, encontrar la pareja de nuestros sueños. Cualquier cosa es posible y en esta vida contamos con las herramientas necesarias para lograr estas y muchas otras metas.

Hay unas cuantas cosas que me disgustan mucho en la vida y las cuáles me pueden sacar de quicio. Una de estas, es que alguien me diga que no puedo, que nunca podré lograr eso que me he propuesto. A este tipo de gente intento alejarlas de mi vida, pues no me aportan ningún valor. Pero más allá de esto, he aprendido que en la vida todo es posible. Ese que me dice que no puedo, no entiende la verdad acerca de la vida y cómo los imposibles son obstáculos que nos ponemos los humanos.

Para los emprendedores, audiencia principal de este blog, espero que lean estas líneas y los inspire. La vida es genial y cuando aprendamos esto seremos mucho más felices y lograremos todas las metas. Si está empezando un emprendimiento o lleva varios años en uno, recuerde que todo es posible. Incluso si usted está pasando por un momento complejo en este momento, esta situación es temporal. Incluso si parece un momento de fracaso, como la quiebra de una empresa, el deber dinero a mucha gente y demás, no se desespere. Por mi propia experiencia, en la cual quebré y quedé debiendo dinero, esto solo es temporal. La única ruta es hacia arriba y toda experiencia servirá para un mañana mucho mejor.

En todo momento, en la buenas y las malas, recuerde que nada es imposible. Las situaciones son pasajeras y nuestro deber es idear lo que queremos a futuro con toda nuestra fuerza y sueños. Nada es imposible, y tanto usted como yo, somos testamento vivo de esta realidad.

Imagen tomada de Flickr.com

Deja una respuesta