Una herramienta poderosa: Convencer a las personas

Una herramienta poderosa: Convencer a las personas

Yo llevo siendo emprendedor más de 15 años y he tenido todo tipo de proyectos, algunos exitosos y otros han fracasado. En esta ruta he aprendido muchas cosas y una de la cual me di cuenta un poco tarde (pero más vale tarde que nunca) es el poder de la palabra. Como seres humanos tenemos muchas opciones, pero entre estas una de las más poderosa que nos ha dotado la naturaleza precisamente es la palabra. Desafortunadamente muchas personas no saben usarla adecuadamente. Miremos el poder de esta.

Cuando un emprendedor inicia la venta de su proyecto, a familiares, amigos, inversionistas y clientes, puede hacerlo de muchas formas. Por un lado, podrá mostrar el producto o un prototipo de este y como se dice popularmente, dejar que el producto “hable por si solo”. En cierto productos estos puede ser muy valioso, pero la mayoría de las veces, el producto por si solo no tiene un poder tan grande como para destacarse y por ejemplo, lograr que un inversionista entregue un capital. Otra alternativa es escribir un completo plan de negocio, que puede ser muy útil en ciertas situaciones, pero entre otros, no servirá para venderle a un usuario final.

La palabra se ha utilizado en el mundo empresarial, probablemente desde que se crearon las primeras empresas. El arte de vender, esta muy ligado a la palabra y la forma cómo el vendedor convence a sus clientes. Y aquí no estoy sugiriendo decir mentiras para vender algo, que se podría hacer, pero no es lo que estoy diciendo. La idea es que el vendedor debe comunicarse adecuadamente con su cliente y transmitirle los valores de su producto. En otras palabras, convencer a nuestro interlocutor acerca de nuestro producto.

El mercadeo y publicid

Read more